Eficiencia energética

g

Haga clic en una imagen para verla a tamaño completo.
NOTA: para una mejor vista de conjunto, la mayoría de las fotos fueron tomadas con lentes gran-angular. Como consecuencia, las proporciones pueden verse alteradas y parecer mayor de su tamaño real.

NOTA: La información sobre las propiedades procede de sus respectivos vendedores.

Esta casa unifamiliar de dos plantas y con piscina se encuentra en la localidad de Franceses, a unos 590 m. sobre el nivel del mar, en lugar apartado y absolutamente tranquilo, con unas fantásticas y amplias vistas sobre el mar y las montañas.

La entrada a la planta baja, con unos 75 m² de superficie construida, conduce a través de una cocina funcional completamente equipada hasta un gran salón, delante del cual se halla un porche acristalado. Desde el despacho que le sigue, se accede al dormitorio y al baño. El dormitorio tiene una terraza propia parcialmente cubierta.

La habitación actualmente utilizada como trastero y en la que se encuentra una chimenea en desuso, dispone de una entrada separada desde el camino.

Una pequeña piscina, a la que se accede desde el porche, o bien, desde la gran terraza solárium, completa el confort de esta parte de la casa.

En la planta alta, de unos 35 m² de superficie construida, se encuentra un amplio estudio al que se accede desde la parte trasera de la casa, pasando por una terraza parcialmente cubierta. La zona combinada de salón y dormitorio cuenta con una chimenea como medio de calefacción y también hay una pequeña cocina y un baño con ducha que dispone además de una lavadora.

La anterior casa típica canaria ha sido ampliada y renovada, precisando aún de algunas obras de embellecimiento.

Las puertas exteriores y las ventanas son de aluminio.

Como sistema de calefacción, la casa dispone de ambas chimeneas, así como de una estufa de hierro fundido en el salón.

La finca, cuya superficie total es de unos 10.400 m², tiene un acceso particular que lleva directamente hasta el espacioso garaje situado en la planta baja de la casa. En el terreno de la finca hay también un pequeño pajero que sirve para almacenar leña y como cuarto de aperos, además de un gran huerto distribuido en dos terrazas o canteros y por encima de éste, una auténtica Era donde antiguamente se trillaba el grano.

Naturalmente, la casa dispone de agua, corriente eléctrica y TV-SAT.

¡Para los amantes de la tranquilidad y los aficionados a la horticultura y jardinería!